17. Tomando decisiones

¿Tomamos buenas decisiones?

En una de las últimas sesiones de la asignatura Soft Skills, nos hablaron de la importancia de los métodos de toma de decisión, pues todo lo que hacemos, tanto en el ámbito personal como el profesional, está relacionado con las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida.

Para trabajar en equipo, es necesario saber gestionar tanto a cada una de las personas que lo forman, como las decisiones que se toman en cada proyecto. Los resultados son las consecuencias de las decisiones que tomamos, por ello, cuando decidimos algo, debemos ser consecuentes con los resultados que obtenemos y asumir la responsabilidad. Cada decisión compleja implica incertidumbre, complejidad, riesgos, alternativas y aspectos emocionales.

Nada es más difícil, y por tanto más preciado, que ser capaz de decidir. – Napoleón I

Generalmente, en las empresas, hay alguien que asume el control del proyecto, es decir, una persona que es el máximo responsable, sin olvidar las responsabilidades individuales de cada miembro del equipo. Esto es algo muy extendido en gran parte de las empresas.

Sin embargo, si queremos trabajar en equipo y tomar decisiones conjuntas, podemos hacerlo basándonos en modelos de resolución de problemas o toma de decisiones para lograr mayor eficiencia.

Lo primero que debemos hacer es identificar el problema o fijar un objetivo común para todo el equipo. Lo siguiente sería establecer un criterio y exponer todas las posibilidades que existen para poder actuar y visualizar los resultados que obtendríamos según cada decisión planteada anteriormente. Finalmente, deberemos tomar las decisiones más adecuadas para lograr nuestros objetivos, controlar los procesos y evaluar los resultados finales.

¿Qué tipos de métodos de toma de decisión existen?

En los trabajos en equipo, existen diferentes métodos para la toma de decisiones. La autoritaria consiste en generar ideas entre todos sobre las posibles soluciones o formas de trabajo, aunque la decisión final es tomada por una sola persona, generalmente, la máxima responsable del proyecto. La decisión por mayoría implicaría la votación de las decisiones potenciales planteadas por el grupo y, finalmente, la más votada es la que se lleva a cabo. Otra forma de decidir consiste en votar las propuestas e ir descartando las menos votadas hasta que solo quede una de ellas. El ranking de decisiones consiste en elegir las mejores ideas individualmente y contabilizar las más votadas. Uno de los métodos más difíciles de lograr es la decisión por unanimidad, pues resulta complejo que todo el grupo esté de acuerdo con una misma idea. El consenso, sin embargo, está muy extendido en la toma de decisiones, donde se discuten y negocian todas las ideas hasta que todos se ponen de acuerdo con lo que se hará. Finalmente, la combinación de ideas resulta muy útil para que se encuentre la solución de manera conjunta y todo el equipo se sienta implicado.

En los trabajos en equipo que he tenido que realizar, he utilizado diversos métodos en diferentes situaciones que nos han servido para tomar decisiones sin que afecte a la cohesión del grupo. También hemos tomado decisiones consensuando las ideas entre todo el equipo, aunque he de reconocer que suele ser muy complicado conseguir que se llegue a un acuerdo entre todos. La más empleada en mi caso es la toma de decisión por mayoría, pues todos nos sentimos responsables del proyecto y buscamos lo mejor posible. Cuando no hemos estado de acuerdo en algunas cuestiones, hemos sometido las decisiones al descarte por minoría. Un ejemplo personal de esto es la decisión que tuvimos que tomar en la elección del cartel de uno de los proyectos audiovisuales. Teníamos muchas opciones y nos gustaban todas ellas, así pues, fuimos votando y descartando las propuestas menos votadas, hasta que, finalmente, nos quedamos con una.

Aunque creamos que tenemos la solución o decisión correcta, lo mejor que podemos hacer es hacer participes a todos los miembros del equipo en la toma de decisiones, no solo porque se encontrarán opciones, probablemente, más efectivas, sino porque es una buena forma de implicar a todo el equipo y fortalecer las relaciones.