12. La importancia del networking

¿Te atreverías a comer con un desconocido?

Esta es la pregunta que te debes hacer si quieres saber qué habilidades sociales. Keith Ferrazzi es un empresario estadounidense que se dedica a identificar comportamientos que impiden que las organizaciones globales alcancen sus objetivos y transformarlos, entrenando nuevos comportamientos que aumenten el crecimiento y el valor para las marcas, además de ser autor del libro Nunca comas solo: Networking para optimizar tus relaciones personales. Ferrazzi defiende que para crecer profesional y personalmente hay que lograr acercarse a las personas mediante la empatía y optimizar las redes de contacto que tenemos a nuestro alcance. La clave está en el placer de establecer relaciones en las que todos dan y reciben, por lo que deben ser generosas, sinceras y duraderas. De esta forma, podremos aprender de todas estas relaciones para formarnos a nosotros mismos y aprovecharlo en cualquier ámbito de nuestras vidas.

En esto consiste el networking o el hacer contactos, pues consiste en reunir profesionales y emprendedores para crear relaciones empresariales que les permitan construir y desarrollar nuevas oportunidades de negocio. Así, en estas reuniones, no solo se buscan nuevos clientes, sino que el objetivo es intentar compartir información, ideas, procesos o simplemente palabras que inspiren a otras personas, para forjar nuevas redes de contacto que ayuden a otros a tener éxito.

Para comenzar estas nuevas relaciones, es importante saber cómo nos perciben a nosotros mismos desde fuera y conocer las opiniones que generamos. De esta manera, podremos modificar esta percepción que tienen de nosotros, utilizando otras técnicas si buscamos objetivos diferentes a los que ya teníamos. Es imprescindible la focalización y alineación con uno mismo, es decir, definir los objetivos que queremos alcanzar y trabajar en ellos, tratando con personas relacionadas con estos.

Generalmente, el networking tiene lugar en los congresos, jornadas, cursos, talleres, conferencias o presentaciones, donde se establecen espacios de tiempo para facilitar la interactuación entre los asistentes. Sin embargo, uno de los espacios donde se realiza networking, también, es en las redes sociales profesionales de cada uno y en muchas ocasiones no se tiene en consideración en un primer momento.

Por ello, resulta interesante pararse a analizar la manera en la que nos comunicamos en nuestras redes sociales profesionales y la forma la que nos percibe el resto. En mi caso, la red social profesional en la que estoy presente es en LinkedIn, sin embargo, no es un medio donde me sienta cómoda comunicando. Es por esto, por lo que no suele ser mi medio de comunicación habitual, incluso en las relaciones profesionales. A pesar de ello, intento mantener la información actualizada y fotografías recientes. Por otra parte, he comenzado recientemente a seguir a profesionales de las áreas donde quiero desarrollarme para tener referentes que puedan orientar mi forma de trabajo.

Con este ejercicio de análisis, me he dado cuenta de que no estoy aprovechando todo el potencial que ofrece esta red social para conocer a profesionales experimentados de mi sector. Esto no solo puede servirme para poder ponerme en contacto con ellos y encontrar un trabajo, sino que puede servirme de referencia para encaminar mi futuro laboral y encontrar ejemplos que me permitan descubrir otras áreas que estén o no relacionadas con el sector del audiovisual. Todo esto podré conseguirlo si trabajo en mi perfil para que sea un reflejo de mi como profesional y como persona, usándolo de forma dinámica. Esto también implica abrirse a conocer nuevas personas.

¿Te atreves a comer conmigo?